miércoles, 9 de abril de 2014

¿ Depende la Luna de la Tierra, es acaso autónoma ?


Lo que más sorprende al ver la bandera estadounidense en la Luna es la falta tremenda, terrible, de universalidad de los estadounidenses -que no exclusivamente americanos, puesto que americanos son también desde el sur del río Grande en la frontera Tejas/Méjico, hasta la Patagonia. La luna es de todos -incluyendo a los lunáticos (¿lunátiles ...?) - y no sólo de los Noroesteños Ultramarinos escindidos de inglaterra. Hubiera sido de esperar que si los soviéticos hubieran llegado antes por medios mecánicos al satélite único y natural; es decir hubieran dispuesto de mucho más dinero  del que disponían comúnmente (¿comunistamente?...), la bandera hubiero sido una que representase a la Tierra entera. Y no a una de sus  partes sólo; no han de ser tan desacertadamente y egoístamente nacionalistas los estadounidenses; el ultra nacionalismo sobra, está de Mas...; que me perdone el amigo americano, no hablemos ya del catalán que se ha vuelto loco- que hay también que criticar, no dejar solos... que cometen tonterías, que no piensan con suficiencia y hacen daño al mundo inútilmente.

Pero los soviéticos también hacían nacionalismo exclusivista y corto en sus aventuras espaciales. Y es que ambos se olvidaron de lo esencial; que no puede ser una sola nación, por muy brillante, extensa geográficamente, poderosa militarmente y económicamente que esta sea, la que gana una carrera ciéntifico-tecnológica; que los logros son relativos, reposan sobre los descubrimientos que hicieron  inumerables otros hombres  en otras longitudes, en otros tiempos; los hombros de gigantes sobre los que se encaramaba Newton, para  ver algo más lejos. Lo que me preocupa ahora grandemente son los locos enanos catalanes, amenazando de implosión a Europa y luego al mundo entero, por una cuestión de insolidaridad, egoísmo, pensar sólo en el vil sucio dinero.

 Los catalanes están iniciando una reacción en cadena en que desmembrarán a Francia , Alemania, Italia, Reino Unido en cien pedazos cortos y luego también a Estados Unidos, China y Rusia. En que tendremos por fuerza que hablar / lidiar con Alsacia, Bretaña, Provenza, Bearn, Vasquia, Piamonte, Sicilia, Lombardía, Baviera, Sajonia, País de Gales, California, Tejas e Illinois; independientes reinos ineficaces de Taifás en guerra unos contra otros, pidiendo más dinero cada cual sin cesar. El mundo roto en pedazos, repleto de nuevos egoísmos , de nuevas y cruentas rencillas y de diferencias atificiadas (falsas diferencias) por culpa de la locura, el ansia de dinero fácil sin fin de los catalanes continuadores de la insensatez criminal de ETA.

   Yo ya  boicoteo sus productos en los supermercados. Sólo hay que comprar productos que no sean catalanes. Animo a todos a hacerlo desde ya. El aceite de oliva, compradlo Andaluz o  Navarro o Extremeño. No compreís fuet ni viandas catalanas ni vinos ni cavas, ni pizzas siquiera si son catalanas. No se juega con el crimen ni con las guerras que van a venir por la terrible insolidaridad de los enanos del noroeste de la península española que tanto creen que son más que nosotros. Que probablemente mentirán junto a mi ex compañera, venida expresamente del Norte anglosajón para partirnos a España -impunemente hasta ahora- en mil pedazos; que yo les apoyé en el pasado. No fui yo.





PS: Pueden subsistir no obstante unas autonomías razonables en una España no desmembrada, que defiendan el uso al 50 % de las lenguas vernáculas y del Español -ambas lenguas- pero no más del 50 %. No Mas. Los catalanes están iniciando algo muy, muy, muy feo. Una cadena de acciones / reacciones que serán contraproducentes para todos. Si no fueran lo que son, unos locos engreídos, por muy diabólico, poderoso y manipulador que sea Mas, se darían cuenta y pedirían perdón ya, por el daño hecho a todos.