miércoles, 30 de abril de 2014

Extremismo en las instituciones. En la NBA; y en otras partes.


Me gusta el baloncesto, aunque sólo soy un amateur que nunca pudo jugar bien. Mienten quienes dicen que yo mando sobre el baloncesto español o mundial. O sobre el fútbol o sobre otros deportes. Yo no sólo no mando en nada ni en nadie; ni en política tampoco; sino que ni siquiera me meto; a veces ni opino para no poner las cosas peor; como aquél presidente CEO (Chief Executive Officer) de una de las compañías de ferrocarriles estadounidenses, que prefería viajar simpre en avión para no agravar al situación de pérdidas crónicas por cada pasajero / usuario de su compañía.

No está bien que el presidente del equipo de baloncesto  Los Angeles Clippers haya hablado mal sistemáticamente de los negros; sabiendo además que son mayoría cualificada y abrumadora en el baloncesto mundial; que son, con diferencia, los mejores jugadores jamás habidos en el (muy noble y muy leal (1)) deporte  de pelota-en-cesto, auténticos genios de ese deporte algunos de ellos.

Pero cuando al presidente de los Clippers se le podía haber pedido que se disculpara, han optado por la medida torpe y extremista de expulsarlo de por vida de la NBA (National Basketball Association). No se cura en general un error con otro error igual o mayor. Que le readmitan (que no le hubieran expulsado) y que pida disculpas por lo que dijo, es mucho mejor solución. Templanza y equilibrio son mejor que el extremismo, en ambos bandos.



Foto del español catalán -(catalán y español; ambas cosas (3))- Marc Gasol, que me alegro mucho que triunfe en la NBA, junto con Zach Randolph, ambos del equipo de  los Memphis (Grizzlies (2)). Suerte en los play-offs y a  jugar bien y con ganas.

(1): Eso es literatura, nada más, nada menos.
(2): Osos autóctonos de América del Norte.
(3): Nos quieren partir España en vil pedazos; hay que recordarlo. No lo vamos a permitir sea como fuere. Sin límites a la hora de impedirlo.