miércoles, 30 de abril de 2014

Peor que gazapos, mal periodismo (III)

La vicepresidenta del gobierno de España acaba de exclamar que  :

 "En mi puta vida he cobrado un  sobre".

 Y ello quiere decir que ella nunca ha cobrado nada de su partido u de otras procedencias que no fuera lo estrictamente legal o lo admitido generalmente. Se entiende que ella afirma que no ha cobrado nunca en dinero negro, opaco al fisco. Una socialista le acusa de haber recibido una fuerte cantidad de ese u de otro tipo de dinero .

Yo creo que los sueldos de los altos cargos de la Administración son suficientes, como para que nadie necesite dinero añadido además de sombrío. Creo también que los socialistas se aburren, que cuando no hay motivos para alimentar su revolución, que no es más que una palabra, su revolución, pero por la que se mata con frecuencia; se los inventan.

Pero los periódicos han titulado en grandes letras, sin explicar que se trataba de una conversación informal en el pasillo del Congreso, durante un descanso de alguna sesión parlamentaria.

Hay que explicarlo, porque no es lo mismo hablar incorrectamenete el español de calle -utilizando intempestivamente a prostitutas- desde la tribuna de oradores, que desde el pasillo en un descanso y sin pensarlo demasiado.

Uno cree, en primera instancia, al leer los titulares de los periódicos, que tal incorrección lingüística, tal populismo, ha sido pronunciado parlamentariamente, tribunalmente.

No ha sido el caso, pero  hay que tener más cuidado con el lenguaje. El lenguaje y su envoltura
son muy importantes, justamente para que las imprecisiones malintencionadas no se cuelen; inviertan y corrompan el sentido, lo que es.

 Y el mal periodismo debe de explicarlo, contar las cosas adecuadamente, no hacer sensacionalismo bien ocultado, resguardado el sensacionalismo por el hecho de que fue verdad que eso dijo la vicepresidenta en un pasillo.

Amarillismo periodístico, porque más verdad aún que el hecho de haber dicho "puta vida",  es que la socialista probablemente mentía. Que la socialista probablemente mentía  en todo o en mucho.