jueves, 30 de junio de 2011

La Situación actual Debordiana




"El espectáculo se presenta como una enorme positividad indiscutible e inaccesible. No dice más que : "lo que aparece es bueno, lo que es bueno aparece". La actitud que exige por principio es esta aceptación pasiva que ya ha obtenido de hecho por su forma de aparecer sin réplica, por su monopolio de la apariencia."

(Guy Debord; La sociedad del espectáculo)



Si pensamos en las televisiones privadas o públicas, lo anterior las define irremediablemente, completa y absolutamente. Un extraterrestre menos civilizado que nosotros que quisiera entender lo que es la caja televisiva, sin haberla visto nunca, lo sabría TODO de ella gracias a esas líneas. Y las cosas han empeorado muchísimo desde que Debord lo escribió y la llegada de los socialistas, empeoradores de todo, al poder en Francia o en España.

Si pensamos en la clase política después del desastre cultural, intelectual, económico e ideológico dejado por las hordas infames , cínicas, corruptas , ladronas y obscenas en la mentira, del psoe en España, y en los países en que por desgracia la hierba y la ilusión ya no crecerán después de sus paseos por el poder en las naciones que han ido arruinando donde las han gobernado; nuestro extraterrestre lo seguiría sabiendo todo de los corruptos que nos mal gobiernan con tal de añadir la divisa de los malsocialistas malpolíticos :
"Lo que parece ser aparecerá con nosotros para que así sea, lo que es y no es nosotros no aparecerá, para que así perezca"

Sigue exclamando Debord:


"La alienación del espectador en beneficio del objeto contemplado (que es el resultado de su propia actividad inconsciente) se expresa así: cuanto más contempla menos vive; cuanto más acepta reconocerse en las imágenes dominantes de la necesidad menos comprende su propia existencia y su propio deseo. La exterioridad del espectáculo respecto del hombre activo se manifiesta en que sus propios gestos ya no son suyos, sino de otro que lo representa. Por eso el espectador no encuentra su lugar en ninguna parte, porque el espectáculo está en todas."


El paso de los socialistas por el poder ha sido eso: Un reforzamiento de lo espectacular con la finalidad de dominar más, de tener ellos más poder. Nos han espectacularizado más que nadie antes en la historia y nos han dejado el mero rol de espectadores que contemplan con pasividad forzada lo que acontece y además no pueden actuar ni por la izquierda -que los socialistas han asesinado , porque ellos, ya son la izquierda y ellos solos, y nadie más, según ellos mismos, la ocupan por completo destruyéndola a la vez, despluralizándola, haciendo de ella una ficción fija y pegajosa y doctrinaria, lo contrario de lo que debe ser una izquierda o cualquier política sana y creativa. Y son además el pueblo -de nuevo según ellos mismos y sólo según ellos mismos- del que se apropian ,excluyendo a  todos los demás.

 Otros movimientos espectaculares y por tanto opresores en esencia están naciendo por desgracia, directamente surgidos, de la estela corrupta, del vientre putrefacto de los socialistas, del psoe, del que son meros continuadores por medios ilegales. Los golpistas y fascistas del 15m ya se están, como los socialistas antes, apropiando de las palabras, robando el sentido al lenguaje . Ya nos están intentando salvar a todos "malgré nous", ya creen ser ellos nuestros únicos representantes, que nos quieren guiar, ciegos nosotros, luz única ellos. Y esto es precisamente el fascismo, la cúspide de la antidemocracia. Aunque hay que recordar y entender que la democracia no es automáticamente la cúspide de la antidictadura, ni mucho menos. También Mussolini era socialista, director de la poderosa prensa socialista italiana. También Hitler y su partido nacional socialista obrero alemán (partido nazi)).

La verdad y la realidad han sido invertidas. El fascismo, que los socialistas dicen combatir, fue creado por ellos.

Termina Debord su "Sociedad del espectáculo" hablando de auto-emancipación, no de emancipación dirigida por partidos cerrados ni por movimientos aún más cerrados cuya finalidad es  contraria a la de la emancipación: la conquista del poder.

"Emanciparse de las bases materiales de la verdad invertida, he aquí en qué consiste la auto-emancipación de nuestra época. Esta "misión histórica de instaurar la verdad en el mundo" no pueden cumplirla ni el individuo aislado ni la muchedumbre automatizada y sometida a las manipulaciones, sino ahora y siempre la clase que es capaz de ser la disolución de todas las clases devolviendo todo el poder a la forma desalienante de la democracia realizada, el Consejo, en el cual la teoría práctica se controla a sí misma y ve su acción. Únicamente allí donde los individuos están "directamente ligados a la historia universal"; únicamente allí donde el diálogo se ha armado para hacer vencer sus propias condiciones."

Ni escenificación ni palabrería : individuos sujetos activos en lo común y en la individualidad, alertas frente a grupos que buscan la conquista del poder para ellos solos y que mienten totalmente cuando dicen que representan a todos.

No he leído exhaustivamente todo el texto de Debord. Me he saltado sin leerlas, todas las referencias demasiado ligadas al obrerismo, o a la mercancía, que no resultan, a mi entender de interés analítico para el devenir social, político o económico y histórico actuales; porque los tiempos han cambiado, pero no en las formas previstas por Marx, los sujetos y objetos marxianos se han vuelto mucho más difusos, las líneas de separación menos obvias, el obrero convirtiéndose en clase media acomodada y conservadora..