lunes, 26 de diciembre de 2011

El francés es antiguo, es



Le temps a laissé son manteau...
Charles d'Orléans (1394-1465)

Le temps a laissé son manteau
De vent, de froidure et de pluie,
Et s'est vêtu de broderie,
De soleil luisant, clair et beau.

Il n'y a bête ni oiseau
Qu'en son jargon ne chante ou crie :
Le temps a laissé son manteau!

Rivière, fontaine et ruisseau
Portent en livrée jolie
Gouttes d'argent, d'orfèvrerie;
Chacun s'habille de nouveau:
Le temps a laissé son manteau.


Traducción

El tiempo ha dejado su abrigo..
Carlos de Orleans

El tiempo ha dejado su abrigo
De viento y de frío, empapado,
Y se ha vestido de bordado,
Claro y bello, de sol amarillo.

No hay ave ni animal altivo
Que no cante en su jerga, exaltado :
¡El tiempo ha dejado su abrigo!

Río, fuente o arroyo chiquillo
Llevan su aspecto trajeado
De gotas de plata engastado;
Cada cual deja de ser mendigo:
El tiempo ha dejado su abrigo.


Nota1: Las cosas son casuales o quizás no tanto. Iba yo a comprar el pan (1), es decir que estaba sentado delante de esta pantalla, cuando en la radio en línea France Bleu, sonó la canción de Voulzy: Jeanne. No me disgustó, debo confesarlo, y escuché la entrevista posterior en francés despreocupadamente, pensando en otra cosa; cuando se oyó "Edad Media, pintura y Charles d´Orleans" que conocía mal, este último, sin libro alguno consumido suyo. Entonces no pensé sino en Googlear y encontré este poema que me gustó y creí traducir; por el que no pienso que me encarcelen (2). No hubo premeditación. No entro a valorar los 25 años de cautiverio en Inglaterra del autor, ni la derrota trágica, a falta de honrosa, de los franceses -con un 50 % , según algunas fuentes, de deserciones- en Agincourt, pero sí remarco la ya por entonces "excelencia democrática" de los ingleses que mataron a todos los prisioneros franceses que no fueran nobles y pudieran pagar, según las crónicas (3). Sólo se salvaron los desertores que abandonaron a los suyos sin combatir y los de casta: Así, así gana el inglés..(4)


(1): Referencia literaria a Francisco Umbral de escritura cortante y sonante.

(2): "Me dijeron que estabas enamorada de otro. Entonces me fui a mi cuarto y escribí este poema contra el gobierno, por el que estoy preso" (Ernesto Cardenal)

(3): Si esas crónicas son falsas, pido excusas; uno siempre espera una realidad más magnánima de lo que la historia fue.

(4): En referencia al Real Madrid club de fútbol, para los extranjeros que leyeran esto, si los hubiera. Los ingleses inventaron el campo de fútbol y el de concentración y es un mismo y triste sitio, si sólo se deja que el dinero y el poder hablen.

(5): Cualquier parecido con las noticias periodísticas -qué bajo ha caído la prensa en nuestra época (6)- es pura coincidencia. En cuanto a la realidad; la realidad es particular. Y en particular a la física, le gustan las cosas invisibles o no vistas o incluso que no existen, más aún que a la literatura.

(6): En cualquier época, la prensa ha sido un desastre, un chismorreo amarillista poco sano, pero ahora, al 28 de diciembre del año de gracia de 2011- que no me vengan con juegos de tiempos a los que soy ajeno; por ello digo la fecha en que creo haber terminado este texto- las cosas no han mejorado.


Nota2: Técnicamente, noté que la sonoridad en estos poemas cortos, además de la metáfora -y lo simple y sencillo- es lo importante. La rima se sitúa entre las terminaciones gálicas "eau" o "au" (o en español) y "ie" (i; aquí). No quise dejar de traducir "manteau" por "abrigo", porque en nuestra lengua, además, existe el verbo "abrigar"; y tuve la suerte de hallar la feliz palabra "engastado" en una traducción más literal que la mía; lo que condicionó todo el resto de esta deficiente aunque espero no penosa interpretación.

Nota3: Alguien en el pasado me dijo, como sabía que me gustaba -y me gusta aún- Dalí; ese magnífico hijo de ?, como aseveraba Julio Cortázar -no por otra razón que, como sabemos, Dalí no pertenecía al mismo lado geográfico-político que Julio que era oesteño -a la izquierda si se mira hacia el Norte; y Dalí: esteño- que si no me parecía que mi método de escritura, en vez de paranoico crítico, era esquizofrénico de lo mismo y apoyó su tesis en el hecho que a veces en un fragmento textual yo ponía muchas comas -esa aireación de la frase- y en otros ninguna, como el perro de Hipócrates, que en caso de rabia podía ladrar muchísimo o podía no ladrar; y me doy cuenta que tenía razón, que sí y que ni tan crítico; que a veces, bastantes, me autocensuro.

Nota4: Imaginemos que mi traducción al español es un original que debe ser traducido al francés. He aquí uno de los resultados posibles :

Le temps a laissé son manteau
De vent et de froid trempé,
Et se vêt d´un aspect brodé
De soleil jaune clair et beau.

Il n´y a bête haute ni oiseau
Qu´en son jargon n´ait point chanté:
Le temps a laissé son manteau !

Rivière, fontaine et ruisseau
Montrent leur tenue de soirée
De gouttes d´argent décorée;
Personne n´est plus mendigot:
Le temps a laissé son manteau.


Obviamente, lo constatamos, la retraducción al francés, difiere relativamente del original. No me atrevo a retraducirlo al español, pero si se hicieran traducciones sucesivas a otras lenguas, retraduciendo en cada caso a la lengua original y conservando siempre la estructura fundamental, así como la rima del poema, terminaríamos obteniendo algo, tras varias traducciones, que retraducido al francés, sería muy distinto, otro poema.

Sin embargo, sean ahora estos breves cuatro versos:

Je suis tombé par terre
C´et la faute au boson de Higgs
Le nez dans le ruisseau
C´est la faute à la gravité.

He caído a tierra
Es la culpa del bosón de Higgs
La nariz contra el arroyo
Es la culpa de la gravedad. (5)

Se pueden traducir a varios idiomas y retraducirlos sucesivamente al original y vuelta a empezar, conservando el sentido , justamente porque no hay ninguna estructura (de rima o de respiración o de ritmo) que deba ser conservada; qué paradoja..



Y una mala traducción de un no muy buen poema de Buadelaire;


Los Faros (Baudelaire)


Rubens, río de olvido, jardín de la pereza,
Almahoda en carne fresca en donde no hay amar,
Pero donde la vida fluye y se agita en destreza,
Como el aire en el cielo y la mar en la mar;

Leonardo de Vinci, espejo profundo y oscuro,
Donde ángeles de encanto, con dulces expresiones
Cargadas de misterio, se ofrecen a lo duro
De glaciares y pinos que cierran sus regiones;

Rembrandt, triste hospital repleto de antojos,
Y de un gran crucifijo decorado solamente,
Donde el rezo en lloros exhala de los despojos,
Y de un rayo de invierno atravesado bruscamente;

Miguel Angel, lugar vago donde Hércules enlazan,
Mezclándose con Cristos y se levantan rectos,
Fantasmas poderosos que el crepúsculo ensalzan,
Desgarran su sudario estirando los dedos;

Cóleras del boxeo, impúdico animalino,
Tú que prendiste belleza en los desclasados,
Corazón henchido de orgullo, hombre débil ambarino,
Puget, melancólico emperador de forzados;

Watteau ese carnaval donde corazones ilustres,
Como esas mariposas erran brillando,
Decorados frescos y ligeros alumbrados por lustres,
Que vierten la locura al baile, chispeando;

Goya, pesadilla llena de cosas menudas,
De fetos que se cuecen en medio de magias,
De viejas con espejo y de niñas desnudas,
Para tentar demonios ajustando nostalgias;

Delacroix, lago en sangre que surcan ángeles malos,
Umbrío por un bosque de abetos como en éter,
Donde bajo el cielo triste, fanfarrias como halos,
Pasan, como un suspiro ahogado de Weber;

Esas maldiciones, esas blasfemias, esas quejas,
Esos extásis, esos gritos, esos llantos, esos Te Deum,
Son un eco repetido por mil madejas;
Es para los corazones mortales un divino opium!

Es un grito repetido por mil centinelas,
Una orden dada por mil portavoces;
Es un faro alumbrado sobre mil ciudadelas,
Una llamada a cazadores perdidos en las hoces!

Porque cierto es, Señor, las mejores mitades
Que pudiéramos dar de nuestra dignidad,
Que este ardiente llanto que enlaza las edades
Y viene y muere al borde de su eternidad!

(Traducido el 07/06/2011)
-----------------------------------------

Les Phares ( Baudelaire)

Rubens, fleuve d'oubli, jardin de la paresse,
Oreiller de chair fraîche où l'on ne peut aimer,
Mais où la vie afflue et s'agite sans cesse,
Comme l'air dans le ciel et la mer dans la mer;

Léonard de Vinci, miroir profond et sombre,
Où des anges charmants, avec un doux souris
Tout chargé de mystère, apparaissent à l'ombre
Des glaciers et des pins qui ferment leur pays;

Rembrandt, triste hôpital tout rempli de murmures,
Et d'un grand crucifix décoré seulement,
Où la prière en pleurs s'exhale des ordures,
Et d'un rayon d'hiver traversé brusquement;

Michel-Ange, lieu vague où l'on voit des Hercules
Se mêler à des Christs, et se lever tout droits
Des fantômes puissants qui dans les crépuscules
Déchirent leur suaire en étirant leurs doigts;

Colères de boxeur, impudences de faune,
Toi qui sus ramasser la beauté des goujats,
Grand coeur gonflé d'orgueil, homme débile et jaune,
Puget, mélancolique empereur des forçats;

Watteau, ce carnaval où bien des coeurs illustres,
Comme des papillons, errent en flamboyant,
Décors frais et légers éclairés par des lustres
Qui versent la folie à ce bal tournoyant;

Goya, cauchemar plein de choses inconnues,
De foetus qu'on fait cuire au milieu des sabbats,
De vieilles au miroir et d'enfants toutes nues,
Pour tenter les démons ajustant bien leurs bas;

Delacroix, lac de sang hanté des mauvais anges,
Ombragé par un bois de sapins toujours vert,
Où, sous un ciel chagrin, des fanfares étranges
Passent, comme un soupir étouffé de Weber;

Ces malédictions, ces blasphèmes, ces plaintes,
Ces extases, ces cris, ces pleurs, ces Te Deum,
Sont un écho redit par mille labyrinthes;
C'est pour les coeurs mortels un divin opium!

C'est un cri répété par mille sentinelles,
Un ordre renvoyé par mille porte-voix;
C'est un phare allumé sur mille citadelles,
Un appel de chasseurs perdus dans les grands bois!

Car c'est vraiment, Seigneur, le meilleur témoignage
Que nous puissions donner de notre dignité
Que cet ardent sanglot qui roule d'âge en âge
Et vient mourir au bord de votre éternité!










Un aveugle (Jorge Luis Borges)

Je ne sais quel visage me considère
quand je regarde le visage de la glace;
je ne sais quel ancien guette en son palace
de silencieuse et fatiguée colère.

Lent dans mon ombre, de la main j´explore
mes invisibles traits. Une déchirure
m´atteint. J´ai entrevu ta chevelure
qui est de cendre ou est encore d´or.

Je répète que j´ai perdu seulement
la surface vaine des choses.
Le réconfort est de Milton et il est vaillant,

mais je pense aux lettres et aux roses.
Je pense que si je pouvais voir ma figure
je saurais qui je suis  ce soir d´enluminure.

(Traduit le 15/06/2011)
--------------------------------
Un Ciego (Jorge Luis Borges)

No sé cuál es la cara que me mira
cuando miro la cara del espejo;
no sé qué anciano acecha en su reflejo
con silenciosa y ya cansada ira.

Lento en mi sombra, con la mano exploro
mis invisibles rasgos. Un destello
me alcanza. He vislumbrado tu cabello
que es de ceniza o es aún de oro.

Repito que he perdido solamente
la vana superficie de las cosas.
El consuelo es de Milton y es valiente,

pero pienso en las letras y en las rosas.
Pienso que si pudiera ver mi cara
sabría quién soy en esta tarde rara.

-----------------------------------

Note: Une traduction de Borges en français que j´ai voulu fidèle même si des mots, pour la rime, sont transformés d´une manière un peu osée: "reflejo"= "reflet" par "palace"; "destello"="éclat" par "déchirure"; "que me mira"= "qui me regarde" par "me considère". Et pour finir "rara"="étrange" par "enluminire", alors que j´aurais pu faire "visage" avec "étrange", mais j´ai considéré que la faiblesse borgésienne de faire rimer "cara" avec "rara" (1) méritait bien la mienne (ou celle de ma muse) de faire une petite enluminure; j´avoue avoir hésité cependant.
Mon souci majeur a pourtant certainement été la fidelité à l´essence du poème que je crois avoir su voir (puisque nous parlons d´aveugles) et su respecter (puique dans une traduction
l´important c´est l´original). (1): La beauté des mots très courts castillans "cara" et "rara" se perd lors de la traduction, surtout que le français est en général una langue (un peu) plus "longue" que l´espagnol.

Nota: Una traducción de Borges al francés que he querido que sea fiel aunque algunas palabras, para la rima, han sido transformadas de manera algo atrevida: "reflejo"= "reflet" por "palace"= "palacio"; "destello"="éclat" por "déchirure"="desgarro"; "que me mira"= "qui me regarde" por "me considère"= "me considera". Y para terminar "rara"="étrange" por "enluminire"="iluminación", cuando pudiera haber utilizado el rimado "visage" con "étrange", pero he considerado que la debilidad borgesiana de rimar "cara" con "rara" (1) no era menor que la mía (o de mi musa) de rimar "figure" con "enluminure"; aunque dudé, lo reconozco.
Mi mayor preocupación sin embargo ha sido la fidelidad a la esencia del poema que creo haber sabido ver (ya que hablamos de ciegos) y respetar (puesto que en una traducción lo importante es el original). (1): No entro aquí a valorar la belleza de las palabras castellanas cortas "cara" y "rara", perdida -esa belleza de la cortedad- al traducir a otra lengua además en general (algo) más "larga" que el español.