viernes, 30 de noviembre de 2012

El baile de las empezatrices


El baile de las debutantes, que yo prefiero llamar de las empezatrices; a sólo una letra de la cima de las cimas; se celebra en Francia y es signo de que las Galias a pesar de sus ¿"revoluciones"?? no han sabido sustraerse a  la llamada de un pasado glorioso o no desde su presente  glorioso. O no.

Claramente inspirado en la monarquía y en la conservación de algunos de  los valores perennes, sociales  y corteses,  no es de extrañar que atraiga  tanto a los republicanos de Estadosunidos y probablemente también a los demócratas aunque intenten ocultarlo más. Eso de no tener Historia a pesar de la conquista del satélite lunar único y  de todos ; de ser militarmente, científica e industrialmente los más fuertes; casi también culturalmente; llama a buscar pasado. Pasado y forma. Y está bien. Y está bien que sea en Europa.

No se ha de caer en la tentación fácil de criticar ese baile por ser el de los ricos o el de los poderosos o el de los dos. Hay que admitir  a la riqueza sin envidia , con generosidad y buena voluntad, sin culparle de todos los males que ella no gesta ni gestiona. Muchos de los propagandistas de la repartición forzosa comunista son bastante peores y a la historia de sus dictaduras y de su fracaso económico en esas dictaduras por todo el orbe terrestre hay que remitirse. Cierto; muy cierto también es que uno comprende a Pablo el del  sur - o a Miguel Hernández en umbra- y ese cansancio a veces de haber visto nuestra morada estanque que no cambia; que ha de haber para todos incluso los que pasan hambre. Y hay gente que pasa hambre. Y hay gente que pasa tanta hambre que bastaría que los que ganamos el sueldo medio en Europa o Estadosunidos o los dos, diéramos algo  menos del 1 % de nuestro paga mensual de ricos relativos (15 € al mes), a los más pobres de esta Tierra, para que, construyendo en las regiones olvidadas y pobres las infraestructuras que menester  tras consideración y estudio fueran; sacaran del hambre y de la postración a poblaciones enteras y a veces olvidadas. No echemos la culpa a los ricos, sino  a nosotros mismos.




La foto muestra a Sylvester Stallone que soñó con ser boxeador y sólo pudo ser estrella de cine -no se logra siempre lo que uno quiere- presentando a su hija en el baile de las empezadoras-trices. Que tenga ella más suerte.

PS: La igualdad no consiste en que todo el mundo sea pobre o en envidiar a los ricos. La igualdad de oportunidades consiste en poder desechar la riqueza por inútil o vana si uno así lo considera y ser feliz por otros medios; o incluso en  elegir la pompa que puede también ser criticada.