lunes, 26 de mayo de 2014

El rapto de Europa



  Llevaba yo unas cuantas elecciones, bastantes largos años, sin votar a nadie, hastiado del partido único, de la decadencia terrible del psoepp. La mentira de la falsa izquierda socialista asociada a la ¿mentira? de la rectitud y de la honradez del pp. Ayer domingo, sin embargo, fui pronto por la mañana a votar a Rosa Díez -que es de Sodupe, de aquí mismo, de estos bellísimos montes naturales, que acabo apenas de conocer (2)- y a UPyD -aunque no termino de fiarme del todo de alguien que perteneció al partido socialista; pero todos cometemos errores; yo mismo voté a ETA, a sus representantes políticos: HB, durante  largos  años; engañado por la quimera de la falsa  revolución liberadora - para intentar contrarrestar la prima injusta que la abstención generalizada produce en los partidos excéntricos, fascistas y locos aunque peligrosos -la locura por sí sola no conlleva peligro, es perdonable- como Bildu en el País Vasco; mucho más peligrosos que el Frente Nacional en Francia, puesto que Le Pen desea una Francia fuerte, próspera, dinámica y brillante y los de Bildu no quieren otra cosa que destruir para siempre a España  a la vez que  -y eso es lo importante y lo trágico y lo que no se ve con claridad aún, lo que queda oculto- destruyen para siempre al País Vasco y al centrista y centrado y sensato PNV; como el loco insolidario y solo y estúpido Mas; en Cataluña; ya ha destruido  a su partido CiU, superado por los fascistas peligrosamente cortos de Esquerra Republicana; anclados al igual que Bildu a las catacumbas malolientes marxianas de un pasado de dictaduras comunistas que no volverá por suerte, o de repúblicas estáticas que son solo una excusa para que unos pocos sin escrúpulos tomen el poder; dicten impunemente.

La culpa  es de un partido socialista estratificado, estructurado como una mafia y nada más que como una mafia que a toda costa quiere mantenerse, que ellos creen que puede mantenerse, engañando a la gente, como la han engañado durante tantos y tantos años, que ellos creen que basta con sólo pronunciar la palabra mágica -y sin significado ya- "social" y después cruzarse de brazos para siempre, no hacer nada, vivir del cuento, del robo a España y del partido. El dinero y el poder de decisión y el poder sin más y la arbitrariedad y los abusos de ellos solos para ellos solos y nada más que su grupúsculo. Cuando estallan en pedazos los socialistas, detruyen por despecho al país que decían falsamente defender, lo parten también y lo desguazan. Bildu, en Vasquia, no es más que una excrecencia, un tumor canceroso de ellos, de su nefasta y falsa ideología, aderezado, cómo no, de magia negra -no del trasnochado  materialismo dialéctico marxista como intentan mentir que profesan. Los resultados de Bildu, en estas elecciones de ayer, primera fuerza política por primera vez en Alava, la provincia vasca más española, equilibrada y sensata de las tres; así lo indican. El ascenso de Bildu en Alava (19, 5 % de los votos en Alava) superando con mucho los porcentajes que tenía allí  el partido de ETA : HB ( Bildu, sigue siendo ETA, de hecho, de una manera diáfana, con exactamente los mismos objetivos destructivos), solo es explicable por el trasvase de votos socialistas y/o por obligar a votarles por métodos no ortodoxos, *no racionales* a ciertas categorías rezagadas, aisladas y/o marginadas de la población.

Los del psoe estallan, mueren  matando a España, propiciando su desgarro en mil pedazos; la terrible profecía del segundón del psoe Alfonso Guerra -tan fiel él a Felipe González, un González que hacía lo que quería siempre a pesar de ortodoxias y falsedades ideológicas que aún perduran, porque se daba cuenta de su poder de seducción para con  los simples- de que España no la iba a reconocer ni la madre que la había parido, se hace desgraciada realidad; España está en pase de desaprecer. Ellos, socialistas y su ideología falsa  han hecho a Herri Batasuna, a Esquerra Republicana y después a Bildu. Es el decadente Rubalcaba, más un payaso grotesco que un político, el que se ha negado a oponerse con firmeza al loco insolidario catalán Mas. Y  a través de la mercenaria extranjera, antigua ex novia mía -qué tonto soy- Verónica Baker, van a mentir que yo lo quise así hace muchos años (1). No era yo el que hablaba en aquél pasado. Sí soy yo ahora el que, despertado, se opone a la vil y estéril destrucción de España.

Los resultados de la votación, el ascenso, obtenidos por los grupúsculos fascistas, antidemocráticos peligrosos:  Bildu y Esquerra Republicana, en España, son mucho más terremoto o seísmo (esa mala literatura del mal periodismo, esas palabras que se pierden, que no dicen nada), son unos resultados mucho peores para la democarcia y para el país y Europa; cargados de consecuencias destructivas, que los resultados del Frente Nacional en Francia.

Como recordatorio : FN en Francia 25 ,0 %; Bildu en España 23,4 % aunque sólo en la región vasca; Esquerra Republicana 23, 7 % aunque sólo en la región catalana (y algo probablemente en la vecina Valencia). Y el mal periodismo del mal periódico  El País *no* habla del gran peligro para España, porque estos dos partidos-cáncer quieren destruir a España; mientras que el FN francés, del que sí hablan mucho, con desmesura incluso, quiere lo contrario, fortalecer a Francia; podemos esperar su ayuda más que la del triste psoe.

¿ Cómo confiar, viendo y leyendo el mal periódico de los pésimos socialistas, a estos mismos socialistas, si no se preocupan lo más mínimo por España ? Lo estamos viendo día trás día. 

La solución es Ilegalizar ya sin más dilación a Esquerra Republicana y a Bildu, en una decisión conjunta PP-PSOE-UPyD y demás partidos decentes españoles. No más etas disfrazados de corderitos mansos esperando cortarnos la yugular y además diciéndolo claramente, riéndose de todos los demás.  Ellos defienden un comunismo trasnochado y racista, aquél que ejecutaba, mataba  o encarlaba o forzaba a trabajos a los que discrepaban con el pensamiento. El peor de los racismos. Ellos nos hubieran ilegalizado y encarcelado o matado en la antigua Union Sovietica, en la Cuba actual (3); en cualquiera de los países del Este por simplemente discrepar. Ilegalicemos a estos falsos liberadores, que nos hubieran  diezmado y empobrecido culturalmente y económicamente a la vez, de haber triunfado ellos. Quieren destruir y no otra cosa; que sean ellos los destruidos.

La Europa incapaz ha sido raptada.  Los catalanes y los vascos, infiltrados, fascistas e impunes hasta ahora, han prendido la mecha de la destrucción del País Vasco, de Cataluña, de España y de Europa a la vez, en un futuro no lejano. Estamos en peligro, aquí en el Sur aislado; el tumor maligno fascista atomizado y atomista se extenderá sin duda alguna a toda Europa.  ¡Hay que remediarlo ya sin que nos tiemble nada; y el que se oponga a ello es un alto traidor!


(1): Las mentiras son reitiradas sobre mi persona. Yo no pido nada; no mando nada, no exijo nada. No digo yo casi nunca nada, me suelo en general callar; hablo lo menos que puedo. Sin embargo, recuerdo a Joaquín Almunia, precisamente un Europeo que yo creo que es honrado, sin aspavientos y además reflexivo, como debe de ser; que vi en Bilbao, junto  a mi ex novia mercenaria Veronica Baker. Me extrañó que me hablara como si me conociera; yo no le conocía. Ni le reconocía de antes, sólo de la televisión y los periódicos. Me preguntó si yo le había quitado la beca a su hijo y él mismo me dijo que él creía que no era yo.  Le agradezco su confianza. No era yo. Yo ni sabía que Almunia tenía un hijo. No ando yo, además, con venganzillas de ningún tipo, contra nadie. Además Almunia no me hizo nunca nada malo que yo sepa. Y  la gente con recato y que habla poco, me caen casi siempre bien, aunque sean socialistas. Me dijo además que hablara con mi padre. No lo entendí en absoluto en aquél entonces; se me olvidó el asunto; mi mente es manipulada gravemente. No sabía entonce yo ni quien era yo ni quien era mi padre. Sé algo más ahora; poco más; ahora sí lo recuerdo. Lo diré claramente. Israel tiene derecho a ser una nación en paz y en harmonía  consigo mismo y con las naciones y pueblos de su entorno. Sin humillaciones para nadie ni contra nadie. En convivencia. Y España también, por supuesto. Claro.


(2): Tengo ya 60 años. Malvivo casi pobre del todo aquí en Vasquia, desde hace 38 años -me han quitado,  hace ya un año, la ayuda social, la RGI que me daba Lanbide -otra mal creación del partido socialista del  país vasco- sólo porque se me olvidó apuntarme  -procedimiento pura y administrativamente mecánico, requerido iterativamente cada 3 meses- durante 21 tristes días; una injusticia total ya que no tengo ningún ingreso de ningún tipo; ni tengo propiedades algunas; ni trabajé ni gané sueldo durante esos 21 días. Y acabo de descubrir los montes preciosamente naturales que rodean  Vil Vaho. Me gusta este reciente encuentro natural, me hace sentirme bien; más centrado conmigo mismo a la vez que  en harmonía con el entorno  verde cuando se asciende y luego se bajan  esos altos; las cumbres serenan ; entroncan harmonía  con los animales  y plantas que las pueblan, seres vivos tan tristemente olvidados casi siempre por nosotros no obstante. No voy al monte a ver a nadie ni a hacer nada malo en absoluto. Si alguien dice que ha quedado conmigo en el camino o que yo autoricé tal cosa o tal otra; simplemente miente totalmente, como miente totalmente mi ex Veronica.


(3): Pero Fidel Castro, a pesar del terrible farcaso económico del "comunismo" de Cuba, y de la dictadura de facto en la isla, me cae bien por la devolución del honor cuando los ladrones estadounidenses nos quitaron Cuba, Puerto Rico y Filipinas, a la vez, en 1898; utilizando ya ellos entonces la excusa del terrorismo -son expertos en manipulación- una bomba que estalló en uno de sus barcos de guerra. Una bomba que no pudimos haber colocado nosotros, haber sido tan tontos; fue la excusa para la declaración de guerra contra España. Es obvio que la bomba la pusieron ellos; Estados Unidos. Obvio; evidente. Son suficientemente cínicos, lo vemos claramente con los errores graves del díscolo y alterado Obama ahora. La no excusa fue la cobardía con la que España mal combatió o no combatió en absoluto y se rindió en pocas semanas. Así mismo no es deseable ningún sufriminento innecesario de presos de ETA. Ni de nadie. La venganza no entra en la cuenta; hay que unir, no disgregar; en ninguna cuenta.





                                             
       Este dibujo, que parece una mera y sencilla repetición geométrica, es un auténtico y sencillo *fractal*. Sus partes son autosemejantes con el todo.